Motivación para la adquisición de un galgo

La motivación para la adquisición de un galgo debe pasar indudablemente por el compromiso de obtener un beneficio mutuo, es decir combinar el beneficio que nos aporta el animal con aumentar la calidad de vida del propio animal, huyendo del egoísmo de recoger todos los beneficios que nos pudiera aportar el galgo y no repercutirlos en el propio animal.

Por tanto, sería necesario conocer las necesidades de los galgos (espacio, alimentación, entrenamiento…) , antes de embarcarnos en la adquisición de esta raza de perros .

No obstante, una vez conocidas estas premisas hay una serie de ventajas indudables en adquirir un galgo y que podríamos resumir en cinco.

  • Ventajas “generales” de adquirir un perro:

Por algo, el perro ha sido considerado desde siempre como el “mejor amigo del hombre”, aportando ventajas tan importantes como demostradas, y dentro de las cuales podemos destacar:

– la compañía que aporta.

– ayudan a ser más sociable.

– combaten la depresión.

– incluso algún estudio científico afirma que reduce la incidencia de problemas cardíacos y circulatorios tan frecuentes hoy en día.

 

  • Práctica de deporte:

El especial modo de vida del galgo y su necesidad de entrenamiento hacen que su propietario también se vea empujado a huir del sedentarismo con todas las ventajas que ello conlleva.

 

  • Contacto con la naturaleza:

El hecho de tener un galgo nos dirige de forma inequívoca hacia el campo y la naturaleza aumentando el contacto con la misma, tan olvidada en estos tiempos con los nuevos hábitos de vida y el progreso de la “vida urbana”.

 

  • Mejora de la salud:

La conjunción de las dos ventajas anteriores, deporte y contacto con la naturaleza, sin ninguna duda forman parte de cualquier receta en beneficio de nuestra propia salud.

 

  •  Beneficios para los niños:

El hecho de adquirir un galgo aporta a los niños todas las ventajas de los adultos anteriormente citadas además de beneficiar las relaciones sociales, facilitar la integración y la conservación de las tradiciones que heredamos de nuestros mayores y estamos en la obligación de transmitir a nuestros menores.

Las ventajas de un galgo las podemos resumir en la frase de un afamado humorista norteamericano:

“El perro le enseña al niño la fidelidad, la perseverancia etc, y a dar tres vueltas antes de acostarse”.