Tal y como aprobó la Junta Directiva de la Federación Española de Galgos, el Libro de Registro de Orígenes se cerrará el próximo 31 de agosto de 2018. A nivel práctico para los criadores, este cierre supone que no se van a poder introducir reproductores (sementales o hembras reproductoras) cuyos progenitores no estuvieran ya en el Libro. Esto significa, que tanto los galgos confirmados que podrán participar en las competiciones oficiales, como los futuros reproductores deberán ser productos hijos de galgos inscritos en el Libro oficial. Lo que  no se podrá en el futuro será introducir como reproductores, productos que vengan de líneas fuera del LRO.

El asesoramiento de los facultativos en la Universidad Complutense, que han dado el ok a su cierre con la seguridad de tener garantizado un potencial genético al alcance de ningún otro libro funcional en el mundo, la demanda de una gran parte de nuestro colectivo, que llevan reclamando el cierre desde hace mucho tiempo y por supuesto la necesidad de cortar la única vía de entrada de animales de dudosa procedencia en el libro como se ha visto en el caso “Chapapote” o en otros posteriores, han hecho que se  tome esta decisión.

Además, se da un plazo más que suficiente (31 de agosto) para que todas aquellas personas que consideren oportuno que su raza esté dentro del LRO de la FEG, puedan inscribir sus reproductores en el mismo hasta la fecha marcada.